10 dic. 2013

El botón

La Real Academia Española define al botón como pieza pequeña de metal, hueso, nácar u otra materia, forrada de tela o sin forrar, que se pone en los vestidos para que, entrando en el ojal, los abroche y asegure. También se pone por adorno.

El botón fue utilizado desde la prehistoria pero fabricado en serie desde el siglo XII. Estuvo muy presente en el vestuario masculino.

Según algunas investigaciones, los que se usaron en los comienzos eran conchas de moluscos, talladas y perforadas. Fueron encontrados en el valle del Indo y datan del año 2000 a.C.

Los Griegos y los Romanos usaron los botones solamente para adornar sus túnicas y vestidos.

Durante la Edad Media se hacían de cuerno o de cristal y solamente la gente que poseía riquezas podía darse el lujo de llevarlos. En el siglo XIII se empezaron a poner de moda, conjuntamente con otros adornos de vestir, tales como prendedores y camafeos.

En 1350 los cruzados lo trajeron a Europa. Anteriormente los ricos se ataban la ropa con corchetes , y los más pobres usaban nudos o ganchos.

El botón fue usado para fijar las estrechas mangas de las mujeres de clase alta, para evitar coserlas diariamente.

Cobró relevancia en la corte de Fernando III el Santo, y en la de su primo San Luis, rey de Francia. El botón era una alhaja más, que se agregaba a las joyas que resaltaban en el lujo de las clases altas.

En el siglo XV, en la corte de Enrique IV de Castilla, se comenzó a usar como elemento decorativo, combinado con las pasamanerías. Hacia fines de la Edad Media era signo de nobleza.

Durante el siglo XVI se fabricaron artesanalmente magníficos botones, muy trabajados y elaborados con oro, plata e incrustaciones de joyas. . Tener ropas con botones, en esa época, era muestra de lujo y buen gusto.

Se puso de moda coserlos en la vestimenta formando una larga fila y tocándose unos con otros.

En 1520, Francisco I de Francia debía reunirse con Enrique VII de Inglaterra y se presentó con un vestido de terciopelo negro al que se habían cosido más de 13.000 botones.

Enrique VII también lucía valiosos botones, que tenían grabados los mismos dibujos que sus anillos.

En el siglo XVII comenzaron a realizarse forrados de tela y decorados con bordados. Eran usados en cualquier tipo de prenda, incluso en pañuelos y medias.

Los puritanos se negaron a usar botones por considerar que eran fruto de la vanidad. Sus ropas sólo presentaban ganchitos y ojales.

Hacia 1750, en Inglaterra ya comenzó a convertirse en un elemento más práctico que ornamental.

Los primeros europeos que llegaron a América muchas veces utilizaban botones para comerciar con las tribus aborígenes.

Se empezaron a fabricar en América alrededor del 1800. Se realizaban en bronce o hueso, pero posteriormente se los hizo en porcelana, marfil, metales, madera, vidrio, perlas y plástico.

La alta costura lo feminizó y a partir de 1930 se comenzaron a usar resinas sintéticas, elemento que permitió hacerlos de todas formas, colores y tamaños.

http://www.educar.org
votar

0 comentarios :